Medicina

Tipos de cirugía láser para miopía

miopia

La miopía es una de las enfermedades oculares más comunes en el mundo entero, pero por suerte tiene una sencilla solución, la cirugía láser. Cada vez más gente se opera la vista para decirle adiós a gafas y lentillas, gracias sobre todo a los novedosos procedimientos de cirugía láser que corrigen las condiciones visuales. La precisión del láser permite tallar la cornea, adecuar su curvatura y modificar la refracción ocular, consiguiendo un enfoque correcto de la imagen en la retina, y arreglando así la miopía.

Existen diferentes tipos de cirugía láser científicamente aprobadas y autorizadas para corregir la miopía, las cuales detallaremos a continuación.

Cirugía láser LASIK

Este es el método más utilizado y preferido tanto por médicos como por pacientes, sobre todo por sus grandes porcentajes de éxito y por su muy rápida recuperación. La cirugía LASIK consiste en cortar y retirar una pequeña parte de la cornea, para después pulir con un láser el tejido medio de la cornea y finalmente volver a cubrir esta con la parte que anteriormente se había retirado.

Cirugía láser PRK

A diferencia de la técnica anterior, en esta no se retira parte de la cornea, ya que con la cirugía PRK solo se retira la parte exterior de las células de la cornea usando una solución alcohólica, para después remodelar la cornea usando el láser.

Esta operación se usa más en pacientes que tengan las corneas finas y no se pueden operar usando LASIK. Su recuperación postoperatoria es más lenta, pues se debe regenerar la piel superficial de la cornea. Además los pacientes se deberán proteger los ojos durante la cicatrización, usando colirios y lágrima artificial durante al menos 3 meses.

Este tipo de intervención no requiere cortar la cornea, por lo que se recomienda especialmente en gente que practique deportes de riesgo a sufrir golpes (karate, fútbol, baloncesto…) o a los profesionales como policías y bomberos.

Cirugía con implante de lentes intraocular

Esta técnica de última generación ofrece resultados realmente excelentes, y se suele usar como complemento de la técnica LASIK. Este método permite abordar una gran gama de problemas relacionados con la miopía, y corrige defectos que están por encima de las anteriores técnicas.

Esta intervención consiste en colocar una lente de contacto intraocular flexible entre el iris y el cristalino, haciendo una incisión de 1,5 mm, para lo cual usan anestesia tópica. El paciente no sentirá esta lente ni será visible para él ni para su entorno. Además, hay que mencionar que estas lentes intraoculares están hechas de colágeno natural, por lo que cualquier ojo las tolera a la perfección.

Si necesitas alguna aclaración te recomendamos la siguiente web, donde podrás resolver tus dudas o consultas sobre la operación de miopía.

Acerca del autor

Jose Luis

Escribe un comentario

Haz click aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visítanos en Facebook