Medicina Salud

La Ashwagandha y sus beneficios para la mente

ashwagandha

Ashwagandha significa olor a caballo en sánscrito. El nombre se refiere no sólo al olor de la planta, sino también la intensidad de la fuerza y la resistencia que sienten los que la ingieren. En la medicina tradicional, se considera una hierba rasayana, el equivalente a lo que hoy se conoce como una hierba que proporciona el bienestar y energía.

Esta hierba posee una gran capacidad para ayudar al cuerpo a lidiar mejor con el estrés. Se prescriben a menudo a gente que es débil o con tendencia a deprimirse, pero también son beneficiosas para las personas sanas que quieren conseguir un poco de energía extra.

Tal vez no sea tan potente como el ginseng, pero la ashwagandha es un adaptógeno mucho más asequible cuando lo compras al por menor.

La hierba de la mente

Ashwagandha propiedades

El ginseng es un adaptógeno cuya principal característica es la de ser un estimulante. En el caso de la Ashwagandha, los efectos son más suaves, por lo que a menudo se recomienda a personas que sufren de ansiedad e insomnio.

Si se consume con regularidad, la Ashwagandha ayuda a mantener la mente tranquila y clara. Se descubrió también que ayuda a regular los neurotransmisores en el cerebro, como la serotonina, la dopamina y GABA (ácido γ-aminobutírico), lo cual ayuda a reducir la hormona del estrés. Se ha demostrado que se podría utilizar en el proceso de la abstinencia de opiáceos y para reducir o incluso eliminar el uso de drogas benzodiazepinas como Xanax y Valium.

Tradicionalmente, la Ashwagandha se utilizaba para mejorar la capacidad de aprendizaje y la memoria, por lo que puede ser recetada a personas de todas las edades, niños o ancianos. Una investigación reciente ha demostrado que Ashwagandha estimula el aumento de un antioxidante importante en el cerebro, el glutatión. El glutatión es un componente esencial del desarrollo de las células, la actividad enzimática y la eliminación de toxinas en el cuerpo.

Otros estudios sugieren que la Ashwagandha también podría ser eficaz como tratamiento para enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, la enfermedad de Huntington y el Alzheimer, pues se ha encontrado una tendencia a inhibir la formación de placas amiloides en el cerebro. Debido a su naturaleza calmante, la Ashwagandha también se recomienda en el tratamiento de otros trastornos neurológicos, como el síndrome de piernas inquietas.

Si después de leer estas propiedades queréis saber más sobre la Ashwagandha os podemos recomendar la web de masvidasana.com donde encontrarás más información sobre las propiedades de esta magnífica hierba.

Acerca del autor

Jose Luis

Escribe un comentario

Haz click aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visítanos en Facebook