Fitness Nutrición

Comer bien para recuperarnos de hacer deporte

comer-recuperarnos-deporte

Después de muchas horas de esfuerzo, semanas o incluso meses de preparación y entrenamiento, puedes llegar a pensar que este sea quizás un buen momento para tomarse una cerveza entre comidas con amigos después de tanto esfuerzo. Esto plantea la gran pregunta… ¿qué comer para recuperarnos de hacer deporte?

¿Por qué hablar acerca de la nutrición en la recuperación?

La respuesta es sencilla. Cuando se practica un esfuerzo muscular, muchos factores fisiológicos son alterados. Como tales, estas alteraciones no son perjudiciales, en cambio se requiere una correcta recuperación para optimizar el rendimiento. Ello, obviamente, depende de la naturaleza y la duración del esfuerzo realizado, y también (y sobre todo) de su estado nutricional inicial. Bien podría incluir:

  • Una pérdida en la variable de agua y electrolitos.
  • Una alteración en la integridad de la célula muscular. Se ha utilizado de hecho una proporción de aminoácidos en el esfuerzo por cubrir sus necesidades totales de energía, del orden del 3 al 10% en promedio, dependiendo de su estado nutricional. Por otra parte, los movimientos excéntricos, por ejemplo, en caso de caída vertical, aumentan la masa muscular y la disminución de la tasa de lisis re-síntesis de glucógeno muscular en comparación con las contracciones concéntricas.
  • Sistema digestivo deteriorado, lo que conlleva una disminución del flujo sanguíneo intestinal (isquemia) la cual se produce durante el esfuerzo.
  • Un aumento del estrés oxidativo, un efecto de doble filo. De hecho, el estrés oxidativo no controlado es, por supuesto, un factor de alteración de la integridad celular, y debe ser bien controlado a través de un estado antioxidante adecuado. Sin embargo, el estrés oxidativo y la inflamación resultante, también se requiere para el proceso de adaptación celular al esfuerzo. Cualquier estrategia para apagar el ruido de la sustancia oxidante, por la suplementación sistemática después del ejercicio, por ejemplo, sería contrario al proceso de adaptación.
  • Un agotamiento de las reservas de glucógeno. Es este agotamiento el que podría conducir a experimentar la posición final de hipoglucemia.
  • Utilizar sus reservas de grasa, y aún más importante las que ha adaptado su cuerpo para estimular la lipólisis en el esfuerzo por parte de una dieta diaria moderada en hidratos de carbono.
  • Una caída en pH y ácido-base desequilibrio.

En resumen, los efectos nutricionales de estrés a largo plazo son numerosos. Su cuerpo va a comenzar su segundo ensayo, el de recuperación. A continuación, tiene la opción de crear un ambiente alimenticio óptimo para que sea igualmente eficaz en esta fase, que a menudo descuidamos con el pretexto de que la recuperación sería secundaria al esfuerzo propio. Ahora bien, la recuperación, como preparación para la siguiente prueba y sobre todo, como optimización de esta famosa adaptación celular al estrés, es esencial para mejorar el rendimiento.

Si quieres más consejos dietistas y nutricionales te recomendamos que visites la web de Menjasa Nutricionista Barcelona, en ella podrás ver sus servicios de nutrición, dietética y psicología alimentaria que ofrecen actualmente sus especialistas en Barcelona.

Acerca del autor

Jose Luis

Escribe un comentario

Haz click aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visítanos en Facebook